Que Funcion Cumple la Lengua en el Proceso Digestivo

La lengua es una parte esencial en el proceso digestivo, ya que desempeña varias funciones clave. Aunque a menudo se la asocia con el sentido del gusto, su papel va mucho más allá. En este artículo, exploraremos en detalle cómo la lengua funciona para garantizar una correcta digestión y absorción de los alimentos.

¿Qué es la lengua?

Antes de adentrarnos en su función en el proceso digestivo, es importante comprender qué es exactamente la lengua. La lengua es un órgano muscular móvil ubicado en la cavidad oral. Está cubierta por una mucosa húmeda y cuenta con papilas gustativas, las cuales nos permiten percibir los sabores.

Masticación y Deglución

Cuando nos ponemos alimentos en la boca, la lengua ayuda en la masticación al moverse y empujar el alimento entre los dientes. Además, colabora en la formación del bolo alimenticio a medida que se mezcla con la saliva, facilitando su posterior deglución.

Producción de Saliva

La lengua también es responsable de estimular la producción de saliva. La saliva contiene enzimas que inician la descomposición de los alimentos, como la amilasa salival, encargada de descomponer los carbohidratos. Además, la saliva también ayuda a lubricar los alimentos para facilitar su paso por el esófago.

Percepción del Sabor

Una de las funciones más conocidas de la lengua es la percepción del sabor. Las papilas gustativas presentes en la lengua nos permiten detectar los sabores dulces, salados, ácidos, amargos y umami. Estas papilas mandan señales al cerebro, lo que nos permite experimentar los distintos matices de sabor en los alimentos.

Secreción de Enzimas

La lengua también tiene la capacidad de secretar enzimas digestivas. Estas enzimas juegan un papel crucial en la descomposición de los alimentos, permitiendo una mejor absorción de los nutrientes. Por ejemplo, la lipasa lingual ayuda a digerir las grasas, mientras que la tripsina lingual descompone las proteínas.

Transporte de Alimentos


Otra función importante de la lengua es el transporte de alimentos hacia la garganta durante la deglución. Mediante movimientos coordinados, la lengua empuja el bolo alimenticio hacia la faringe, donde se inicia el proceso de deglución.

Importancia de una Lengua Saludable

Quizás también te interese:  Folleto. Término Bibliotecario

Tener una lengua saludable es clave para garantizar una buena digestión. Si la lengua tiene una capa blanca o presenta heridas o llagas, puede ser un indicio de problemas de salud como infecciones o deficiencias nutricionales. En caso de presentar estos síntomas, es importante consultar con un profesional de la salud para realizar un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Cuidados de la Lengua

Para mantener la lengua en condiciones óptimas, es importante llevar a cabo una buena higiene bucal. Esto incluye cepillar suavemente la lengua con un cepillo de dientes o un limpiador de lengua, lo cual ayuda a eliminar las bacterias y residuos que se acumulan en su superficie.

Preguntas frecuentes sobre la función de la lengua en el proceso digestivo

¿La lengua influye en la absorción de nutrientes?

Sí, la lengua juega un papel importante en la absorción de nutrientes. A través de sus enzimas digestivas y movimientos coordinados, contribuye a descomponer los alimentos y facilitar la absorción de los nutrientes por el organismo.

¿Es normal tener la lengua blanca?

Quizás también te interese:  Compact-disc. Término Bibliotecario

Una lengua blanca puede indicar diferentes problemas de salud, como infecciones o deficiencias nutricionales. Si tienes dudas sobre la apariencia de tu lengua, es recomendable consultar con un profesional de la salud para una evaluación adecuada.

¿La lengua afecta el sentido del gusto?

Sí, la lengua es fundamental para el sentido del gusto. Las papilas gustativas presentes en la lengua nos permiten percibir los diferentes sabores de los alimentos.

Quizás también te interese:  Bibliografía nacional. Término Bibliotecario

En resumen, la lengua cumple múltiples funciones en el proceso digestivo, desde la masticación y deglución hasta la producción de saliva y la descomposición de los alimentos. Además, es clave para la percepción del sabor y la absorción de nutrientes. Mantener una lengua saludable es importante para una adecuada digestión y bienestar general.