Descarte de documentos de la colección. Término Bibliotecario

¿Qué es el descarte de documentos en una biblioteca?

Cuando una biblioteca adquiere nuevos documentos, es necesario hacer espacio para ellos en las estanterías. Una forma de hacer esto es retirando los documentos que ya no son necesarios. Este proceso se conoce como descarte de documentos, y es una práctica común en las bibliotecas.

¿Por qué se lleva a cabo el descarte de documentos?

El descarte de documentos es necesario por varias razones. En primer lugar, las bibliotecas tienen un espacio limitado para almacenar documentos. Si no se retiran los documentos que ya no son necesarios, la biblioteca se quedará sin espacio para los nuevos documentos.

Además, algunos documentos pueden volverse obsoletos con el tiempo. Por ejemplo, un libro de texto de ciencia de la década de 1980 puede contener información que ya no es precisa o relevante. En estos casos, es mejor retirar el documento de la colección para evitar que los usuarios reciban información incorrecta.

¿Cómo se decide qué documentos descartar?

El proceso de descarte de documentos no es algo que se haga al azar. Las bibliotecas tienen políticas y procedimientos establecidos para decidir qué documentos retirar.

En general, se eliminan los documentos que han sido poco utilizados en el último año o dos.

También se pueden retirar los documentos que están en mal estado o que ya no son relevantes.

Antes de retirar un documento, se verifica si se puede obtener una copia electrónica o si está disponible en otra biblioteca cercana. Si es así, se puede retirar el documento de la colección sin que los usuarios pierdan acceso a la información.

¿Qué pasa con los documentos retirados?

Una vez que se retira un documento de la colección, se pueden tomar varias acciones. En algunos casos, se venden o se donan a otras bibliotecas o instituciones. También se pueden reciclar o desechar si están en mal estado.

Es importante destacar que los documentos retirados no son necesariamente inútiles. A menudo, contienen información valiosa que aún puede ser útil para alguien. Por lo tanto, es importante que los documentos se retiren de manera responsable y se les dé una segunda vida siempre que sea posible.

Conclusión

El descarte de documentos es una práctica común en las bibliotecas para hacer espacio para nuevos documentos y mantener actualizada la colección. Sin embargo, es un proceso que se lleva a cabo con cuidado y siguiendo políticas y procedimientos establecidos. Los documentos retirados pueden tener un valor potencial para otros usuarios o instituciones, por lo que es importante considerar opciones de donación o reciclaje antes de desecharlos.