Depósito legal. Término Bibliotecario

Introducción

El depósito legal es un término bibliotecario que se refiere a la obligación que tienen las editoriales y productores de contenido de entregar una copia de sus obras a una institución legalmente designada. Esta práctica se lleva a cabo en muchos países del mundo y tiene como objetivo preservar y garantizar el acceso a la producción cultural y científica de una nación.

Orígenes del depósito legal

El depósito legal se remonta a la Francia del siglo XVI, donde se estableció la obligación de depositar una copia de todo libro impreso en la Biblioteca Nacional. Posteriormente, otros países adoptaron esta práctica, incluyendo España en el siglo XVIII y México en el siglo XIX.

Funciones del depósito legal

El depósito legal tiene varias funciones importantes, entre ellas:

Preservación del patrimonio cultural

El depósito legal permite la preservación del patrimonio cultural de un país al garantizar que una copia de todas las obras producidas quede resguardada en una institución legalmente designada.

Acceso a la información

El depósito legal permite el acceso a la información y el conocimiento a través de la creación y mantenimiento de colecciones de obras que pueden ser consultadas por el público en general.

Regulación de la producción cultural

El depósito legal también tiene una función reguladora ya que permite a las autoridades tener un registro de todas las obras producidas en un país.

¿Qué obras están sujetas al depósito legal?

En general, todas las obras impresas o publicadas en formato electrónico están sujetas al depósito legal. Esto incluye libros, revistas, periódicos, música, películas, programas de televisión, videojuegos, entre otros.

¿Quiénes están obligados a cumplir con el depósito legal?

En la mayoría de los países, las editoriales y productores de contenido son los responsables de cumplir con el depósito legal. En algunos casos, también se puede requerir que los autores depositen una copia de su obra.

¿Dónde se depositan las obras?

En cada país, existe una institución legalmente designada para recibir las obras sujetas al depósito legal. En algunos casos, esta institución puede ser una biblioteca nacional, mientras que en otros puede ser una agencia gubernamental encargada de la cultura.

¿Qué sucede si no se cumple con el depósito legal?

El incumplimiento del depósito legal puede llevar a sanciones y multas. En algunos casos, también puede impedir que la obra sea distribuida o comercializada.

Conclusiones

El depósito legal es una práctica esencial para preservar y garantizar el acceso a la producción cultural y científica de un país. A través de esta práctica, se pueden crear colecciones de obras que permiten la consulta y el acceso a la información y el conocimiento. Además, el depósito legal tiene una función reguladora al permitir el registro de todas las obras producidas en un país.